sábado, mayo 27, 2006

Libertarianismo Vulgar

El autor mutualista Kevin Carson es un fuerte crítico de lo que él denomina "libertarianismo vulgar". Según Carson, en un verdadero mercado libre -en el que no exista ningún tipo de intervención estatal- no existirían grandes empresas, los trabajadores no se verían tan urgidos a trabajar por un salario y optarían por formar cooperativas.

El libertarianismo vulgar, en su afán por defender el "libre mercado" hace una apología de las grandes corporaciones sin caer en la cuenta de que estas no existirían sino fuera por el apoyo estatal. Para defender su tesis, Carson señala que: las tasas de interés activas están infladas debido a las restricciones estatales al mercado de capitales, lo que produce una sobrevaloración del capital con respecto al trabajo; y que la tenencia de tierras sin usufructuar por parte de los terratenientes aumenta artificialmente el valor del producto marginal de las que sí son usufructuadas, y además produce una migración del campo a la ciudad, lo que también presiona los salarios urbanos hacia la baja. Eliminando estas restricciones estatales, los trabajadores tendrían mayor poder de negociación, por lo que no podrían ser explotados por los capitalistas.

Carson defiende la tesis de la justicia mutualista que establece un derecho de propiedad sobre la tierra en base al trabajo, a semejanza de la doctrina lockeana, pero este derecho de propiedad se pierde con la falta de usufructo. Además señala que los grandes terratenientes obtuvieron la tierra no por medio del trabajo, sino por concesiones arbitrarias del Estado.

lunes, mayo 22, 2006

Linux no es capitalista

Manuel Lora y Juan Ramón Rallo aprovechan una declaración del ejecutivo de Microsoft, Steve Ballmer para darnos una lección de economía en este artículo.

Decía Ballmer:

Linux es un fuerte competidor. No existe una compañía llamada Linux, apenas hay alguna guía sobre Linux. Aun más, Linux de alguna manera surge orgánicamente de la tierra. Y tiene, ustedes saben, esas características del comunismo que a la gente tanto tanto le gustan. Es decir, es gratis".

Lo que motiva el comentario de nuestros autores:

Las declaraciones de Ballmer demuestran su ignorancia sobre economía y la naturaleza de la acción humana.

Pero hay que tener cuidado con llamar a alguien ignorante si no se está seguro de dominar el tema en discusión. En realidad, las declaraciones de Ballmer solo pretenden desprestigiar de forma burda un producto rival, ya que el término "comunismo" tiene connotaciones peyorativas en Estados Unidos. Más que demostrar la ignorancia de Ballmer, Lora y Rallo demuestran su propia ignorancia, veamos por qué.

Dicen:

El capitalismo de libre mercado no se caracteriza específicamente por la existencia de compañías, sino por individuos que, gracias a la propiedad privada, planifican la manera más eficiente de alcanzar sus fines. En muchos casos las compañías son las unidades de cálculo mas adecuadas para llevar a cabo la acción empresarial, pero no es siempre el caso. No son un prerrequisito del capitalismo, sino una consecuencia organizativa de él.

Esto es falso. El capitalismo se caracteriza por la utilización del trabajo asalariado por parte de los capitalistas para obtener ganancias. Este es un concepto básico de Economía Política.

Y en el concepto de comunismo vuelven a patinar:

Comunismo es la propiedad estatal total de todos los recursos a su alcance y, por lo tanto, implica la imposibilidad de la acción humana sin la autorización del Comité Central de Planificación; significa la absoluta ausencia de propiedad privada, incluyendo la del propio cuerpo y del trabajo. Por lo tanto, cuando Ballmer exclamo que Linux tenía características del comunismo, erró completamente.

Falso de nuevo. Cualquiera que tenga un vago conocimiento de la teoría marxista sabe que el Comunismo es la etapa de la evolución de las fuerzas productivas en que el Estado ha desaparecido; por lo que difícilmente puede basarse el comunismo en la propiedad y planificación estatal.

Y de nuevo:

Linux no es socialista. La organización y proceso de desarrollo del software libre no es más que personas actuando libremente para satisfacer sus necesidades intelectuales.

Como si las personas no pudieran actuar libremente en el socialismo por medio de la cooperación -y no de la explotación al prójimo- para satisfacer sus necesidades.

El error en que incurren es tan grande... ¡que llegan a afirmar que la caridad es un fenómeno de mercado! Dicen: "Linux es un fenómeno del mercado, al igual que la caridad". Cuando el mercado implica intercambio de bienes y servicios, y en la caridad no hay tal intercambio, sino que es unilateral.

Cómo decía al principio, antes de tildar a alguien de ignorante, conviene asegurarse de que se maneja el tema tratado, antes de exponerse al rídiculo.

sábado, mayo 20, 2006

No a la privatización neoliberal

Decía yo que Wilfredo Flores era progre, pero resulta que me equivoqué, ahora lo veo defendiendo posturas neoliberales en este post. Espero que sea broma.

Wilfredo nos propone privatizar la ENEE como solución a su crisis financiera. Pero la experiencia con las privatizaciones en Honduras es más bien negativa. Como en el caso de las cementeras, o con InterAirports; los nuevos propietarios de estas empresas las "pagan" con las mismas ganancias que obtienen de los activos que adquieren. Así cualquiera.

Una solución más libertaria y socialista sería entregar los activos estatales de las empresas a los trabajadores de las mismas, según el principio de homesteading. De esta manera se eliminarían los incentivos perversos que surgen cuando se separa la propiedad de la administración.

¡Más poder para los obreros!

jueves, mayo 18, 2006

El Mito del Socialismo como Estatismo

A continuación traduzco un sensacional post del anarcosindicalista Larry Gambone:

¿Quién pensaban los socialistas originales que debía de ser el dueño y controlador de la economía? ¿Pensaban que debía ser el Estado? ¿Favorecían la nacionalización? ¿O querían algo completamente diferente? Echemos un vistazo a los finales del siglo XVIII, a través del siglo XIX y en el siglo XX, y miremos que pensaban importantes socialistas y organizaciones socialistas.

  • Thomas Spence - la tierra de granjas y de la industria poseída por compañías de capital común, todos los granjeros votando con sus acciones.
  • St. Simon - un sistema de corporaciones voluntarias.
  • Socialistas Ricardianos - cooperativas de trabajadores.
  • Owen - cooperativas industriales y cooperativas de comunidades intencionales.
  • Fourier - el Falansterio - una comunidad intencional.
  • Cabet - Industria poseída por la municipalidad ("commune" en Francés, de ahí lo de comunismo)
  • Flora Tristan - cooperativas de trabajadores.
  • Proudhon - cooperativas de trabajadores financiadas por el Banco Popular - un tipo de sindicato de crédito que emitía dinero.
  • Greene - sistema de banca mutualista que permitía a los granjeros y obreros poseer sus propios medios de producción.
  • Lasalle - cooperativas de trabajadores financiadas por el estado - por lo cual fue condenado por Marx como un "socialista estatista".
  • Marx - un "sistema nacional de producción cooperativa".
  • Tucker - sistema mutualista de banca permitiendo a granjeros y trabajadores poseer sus propios medios de producción.
  • Dietzgen - producción cooperativa.
  • Knights of Labor - cooperativas de trabajadores.
  • Parsons - propiedad y control obrero de la producción.
  • Vanderveldt - sociedad socialista como una "cooperativa gigante".
  • Partido Socialista Obrero - industria poseída y dirigida democráticamente a través de los Sindicatos Socialistas Industriales.
  • Partido Socialista de Estados Unidos - hasta 1920 enfatizaba el control obrero de la producción.
  • CGT Francia, Programa de 1919 - economía mixta con grandes industrias poseídas por contratistas de las cooperativas.
  • IWW - democráticamente dirigido por sindicatos industriales.
  • Partido Socialista de Canadá, Partido Socialista de Gran Bretaña, 1904-05 programa de propiedad común, democráticamente dirigida; ambas partidos están hasta el día de hoy profundamente opuestas a la nacionalización.
  • SDP - Programa de Erfurt de 1892 - Programa mínimo que incluye una economía mínima de estado, industrias cooperativas y municipales. Aun cuando es considerado como un documento estatista socialista, en realidad no da predominio a la propiedad estatal.

¿Y entonces? ¿Dónde está el estatismo? Todos estos socialismos tienen una cosa en común, un deseo de crear una economía en donde todos tengan voz y voto.

El Porqué de la Confusión

El estado jugó un rol en los partidos marxistas de la Segunda Internacional. Pero su papel no era nacionalizar la industria y crear una vasta y burocrática economía de estado socialista. Dicho en forma simple, los partidos obreros debían ser electos al gobierno nacional; y apoyados por los sindicatos, movimientos cooperativos y otras organizaciones populares, estos expropiarían las grandes empresas capitalistas. Luego sucederían tres cosas: 1. Las empresas expropiadas serían entregadas a las organizaciones, cooperativas y municipalidades. 2. El ejército y la policía serían seccionadas y reemplazadas por milicias obreras y municipales. 3. El poder político sería descentralizado a nivel cantonal y municipal, siendo introducidas la democracia y el federalismo. Estos aspectos constituyen "el marchitamiento del Estado" del que hablaban Marx y Engels.

El primer problema con este escenario fue que los partidos obreros nunca tuvieron una mayoría en el parlamento. Así que empezaron a descafeinar su programa y adoptaron un montón de reformas estatistas de los liberales reformadores. Por causa de la Ley de Hierro de la Oligarquía, los partidos mismos se volvieron escleróticos y conservadores. En el tiempo de la Primera Guerra Mundial, los partidos obreros se dividieron en facciones hostiles. Finalmente, bajo la siniestra influencia de los fabianos, los bolcheviques y el "éxito" del capitalismo de estado en las naciones beligerantes, la definición de socialismo empezó a cambiar de un control y propiedad democráticos por parte de los trabajadores, a la nacionalización y el estatismo. La nueva social-democracia de las posguerra empezó a pretender que el control y propiedad estatales era una economía democrática debido a que el estado era democrático. Esto, como hemos visto arriba, no era nada parecido a la economía democrática prevista por las anteriores generaciones de socialistas y militantes obreros.

Debate sobre seguridad "nacional" ancap

Se ha dado un debate entre Rallo e Isidoro sobre el tema de la defensa nacional en una sociedad ancap. Se discutía la forma en que una sociedad sin Estado pudiera defenderse de la incursión de un ejército estatal. Isidoro insistía en que no era posible tal defensa debido a varios factores, entre los cuales destacan:

  1. Ausencia de unidad de mandos.
  2. Problemas de free-rider.
  3. Incentivos de las agencias de seguridad para convertirse en estados.

El escenario que planteaba Isidoro era el de una sociedad ancap con varias agencias de seguridad privada, que en caso de una incursión armada por parte de un ejército estatal improvisaban un cartel en el que había conflictos sobre los puestos directivos; esto les impedía definir una estrategia militar coherente, siendo por lo tanto presa fácil de un ejército disciplinado y perfectamente coordinado.

Por su parte, Rallo planteaba un escenario en el que las empresas de seguridad contra la delincuencia común hacían acuerdos en tiempos de paz anticipando un posible ataque de un ejército extranjero para, en dado caso, formar una super-empresa de defensa pesada que hiciera frente a la agresión estatal.

Rallo ofrece algunas soluciones para el problema de los free-riders:

  • Contratos unánimes: Establecer una cuota que debe ser pagada por un número mínimo de personas antes hacer efectivo el servicio de defensa.
  • Establecer contratos en urbanizaciones o edificios en los que se obligue a las personas a pagar una suma por concepto de servicios de defensa.
  • Un incentivo para pagar los servicios de defensa sería la posibilidad de ser blanco de un misil.

Sobre la posibilidad de que las agencias de seguridad privada extorsionaran a sus clientes y se convirtieran en mafias o estados; Rallo señala que tal posibilidad de extorsión se da actualmente en los estados, sin que por ello los críticos del anarcocapitalismo los consideren menos viables.

Críticas

La crítica que habría que hacerle a Isidoro es que el abordaje historicista que hace del tema hace que tome situaciones contingentes de la historia como modelos normativos para todos los tiempos y todas las situaciones. Además de que suelta varias afirmaciones gratuitas.

En el caso de Rallo habría que señalar que:

  • No explica cómo es que las agencias de seguridad que combaten la delincuencia común, en el caso de una agresión estatal puedan salir bien libradas al formar una super-empresa de defensa, teniendo en cuenta que las funciones policiales y militares son muy diferentes y requieren de entrenamientos distintos.
  • No hay ningún incentivo para atacar con misiles a blancos aislados. No sería rentable, por ejemplo, destruir un centro comercial sino hay valores que recuperar después del ataque. Por lo que la posibilidad del lanzamiento de un misil no constituye un estímulo para contratar servicios de defensa, en caso que se piensa estar cubierto por el gasto de defensa del vecino.

La propiedad según Proudhon

Encontré esto en una entrada de Wiki sobre el mutualismo:

Pierre-Joseph Proudhon fue uno de los más famosos filósofos que ha expuesto sus ideas sobre la naturaleza de la propiedad. Es conocido por exclamar "La propiedad es el robo", pero es menos conocido por también haber exclamado "La propiedad es libertad" y la "La propiedad es imposible". De acuerdo con Colin Ward, Proudhon no vio contradicción entre estos lemas. Esto es porque Proudhon distinguía entre lo que él consideraba dos formas distintas de propiedad a menudo nombradas con la misma etiqueta. Para los mutualistas esta es la distinción entre la propiedad creada gracias a la coerción y la propiedad creada por la labor. La propiedad es el robo "cuando está relacionada a un terrateniente o capitalista cuyo dominio es derivado de la conquista o explotación y solo puede ser mantenido a través del Estado, leyes de propiedad, policía, y un ejército". La propiedad es libertad para "la familia de campesinos o artesanos que tienen el derecho a un hogar, tierras que deben cultivar, [...] como herramientas de comercio", y los frutos cultivados, pero no la apropiación o control de las tierras o de las vidas de otros.

La primera es considerada propiedad ilegítima, la segunda propiedad legítima. Proudhon pensaba que la propiedad del producto del trabajo es esencial para la libertad, mientras que la propiedad de los recursos naturales que se aparta de la posesión (ocupación y uso) era la base de la tiranía y conduce a la sociedad (y obviamente a los individuos que la forman) a destruirse a sí misma. La apreciación de los títulos de propiedad como fuerzas destructivas y como institución ilegítima puede ser vista en esta cita por Proudhon:

Si estamos reunidos con motivo de la libertad, igualdad y seguridad, entonces no estamos reunidos con motivo de la propiedad; Si la propiedad es un derecho natural, este derecho natural no es social sino anti-social. Propiedad y sociedad son instituciones absolutamente irreconciables. Es tan imposible reunir dos propietarios como juntar dos magnetos por sus mismos polos. O la sociedad debe perecer, o esta debe destruir la propiedad. Si la propiedad es un derecho natural, absoluto, imprescriptible e inalienable, ¿por qué en todos los tiempos, ha existido tanta especulación sobre su origen?; esta es una de sus notorias características. ¡El origen de un derecho natural! ¡Oh Dios! ¿quién alguna vez estudió el origen de los derechos de libertad, seguridad o equidad? -Pierre-Joseph Proudhon (¿Qué es la propiedad?)

Luego comenzó a usar el término propiedad para referirse a la propiedad del producto del trabajo, idea que apoyó intensamente.

Proudhon, la primera persona en calificarse a sí misma como anarquista, mantuvo que la propiedad era un elemento esencial de la libertad:

¿Dónde encontraremos un poder capaz de hacer el contrapeso del Estado? Allí no hay más que la propiedad. [...] El derecho absoluto del Estado está en conflicto con el derecho absoluto del dueño de la propiedad. La propiedad es la más grande y revolucionara fuerza que existe. -Pierre-Joseph Proudhon (Teoría de la propiedad)

Proudhon se opuso al beneficio de cualquier transacción económica, viéndolo como un pago extra sin trabajar, siendo el trabajo la fuente principal de la legítima propiedad.

martes, mayo 16, 2006

Tres conceptos de Libertad

Ya hemos visto dos conceptos de libertad: libertad como ausencia de coerción, y libertad como la disposición de mayores medios para realizar los respectivos fines. Ahora nos falta un concepto que de cuenta del fenómeno de explotación laboral, o de explicar como es que el perro, estando en una situación mejor, puede estar en una condición servil respecto a sus amos, a pesar de haber aceptado su servidumbre voluntariamente; tal concepto es el de la libertad como autodeterminación: la libertad de no depender del arbitrio de otra persona, como ser: un padre, patrón, pastor, marido, etc. Pero esto hay que matizarlo, por que siempre somos dependientes de otras personas, pero no tenemos que ser dependientes hasta llegar hasta el servilismo si podemos gozar de cierta autonomía.

Serviles ante los patrones

En una entrada de su blog, el autor mutualista Kevin Carson nota el sesgo anti-obrero de ciertos individuos de ideología libertaria:

Dejando por el momento la cuestión de que rol jugarían los sindicatos en un mercado libre, y si la actual intervención estatal está más del lado de los sindicatos o de los empleadores; desde un nivel puramente emocional, ¿Por qué tantas personas que se llaman a sí mismas libertarias, cuando de relaciones laborales se trata, se convierten en autoritarios de tipo A? En una reciente línea de comentarios, Jeremy, de Social Memory Complex llamó mi atención a una discusión de un foro a este artículo: "Orgulloso de ser un obrero de reemplazo." Te abre los ojos.

Incluso cuando el comportamiento maximizador de utilidad de los obreros y empleadores es exactamente el mismo, los anarco-autoritarios reaccionan ante tal comportamiento con una ira visceral; por otro lado, ellos reaccionan ante tal comportamiento por parte de un obrero con una mirada de desaprobación y un suave: "si no te gusta, busca otro trabajo." Pruébalo por tí mismo. Ve a un típico foro libertario y quéjate de las condiciones en qué trabajas, y ve cuanto te toma recibir la siguiente amonestación de "buscar en otra parte." Luego trata de quejarte acerca de la pereza de la gente donde trabajas, y espera todas las conmiseraciones acerca de "lo díficil que es conseguir buena ayuda en estos días."

viernes, mayo 12, 2006

Historia de un perro libertario

Seguro han oído la historia del perro que platica con el lobo, contándole las ventajas de vivir con los humanos; cuando, en determinado momento de la conversación, el lobo se inquieta por una marca en el cuello del perro, a lo que éste contesta que... es solo la cadena con la cual le sujetan. El lobo le contesta que prefiere ser libre y pasar penurias a estar encadenado.

Pues bien, según el libertarismo, el perro es libre, por que acepta su condición servil en forma voluntaria. Puede decirse que el perro ha mejorado su condición. Pero... ¿es realmente libre?

miércoles, mayo 10, 2006

Libertarismo Servil

Encontré un FAQ de anarquismo clásico que hace una crítica del anarcocapitalismo, especialmente del anarcocapitalismo rothbardiano. Este anarquismo clásico no solo está en contra del Estado, sino contra todo tipo de jerarquías, y de la propiedad privada. Aunque no comparto sus opiniones sobre temas económicos, me parece que hace una buena crítica del iusnaturalismo libertario.

A continuación pasaré revista a algunos puntos tratados:

  • El concepto de derecho natural sirve para pasar de contrabando juicios de valor como si fueran datos objetivos.
  • Los libertarios suelen jactarse de defender la libertad, pero si examinamos su doctrina nos damos cuenta que lo fundamental para ellos no es la libertad, sino la propiedad privada. En vez de auto-denominarse libertarios, deberían llamarse propiertarios.
  • Yo no tengo propiedad sobre mí mismo, sino que soy yo mismo. El concepto de propiedad sobre uno mismo paradójicamente sirve para tratar a las personas como objetos que se pueden vender.
  • Partiendo del concepto de auto-propiedad se deriva lógicamente el derecho a venderse en esclavitud. El libertario Robert Nozick fue consistente cuando admitió la posibilidad de la esclavitud en una sociedad libertaria, aunque Rothbard la negó. Hay algo raro en una ideología que dice defender la libertad pero que da soporte teorico al esclavismo.
  • El trabajo asalariado es una forma de esclavitud, ya que expone al trabajador a la necesidad de tomar órdenes. Por lo menos durante la jornada laboral no se es libre de hacer lo que se quiera. La similitud del trabajo asalariado con la esclavitud se puede ver más fácilmente en empleos gravosos cómo los de operadores de maquilas. La mano de obra no es cualquier mercancía, los obreros ponen a disposición del patrón a sí mismos.
  • Se excusa la explotación de los trabajadores con el argumento de que la aceptación de un empleo es algo voluntario, que nadie le pone una pistola en la cabeza a los obreros para que acepten trabajos gravosos. Sin embargo, la necesidad de trabajar por la mera subsistencia es incluso más efectiva que la amenaza directa de muerte.
  • Paradójicamente, el iusnaturalismo ancap puede servir de justificación a Estados que se hayan apropiado de sus territorios por medio del principio de homesteading (apropiación original).
  • Las transnacionales, por medio del uso intensivo de capital, tendrían la facilidad de "apropiarse originalmente" mayor cantidad de tierra.
  • Según el principio de homesteading, no hay forma de apropiarse de áreas de interés ecológico para preservarlas de la depredación humana.

martes, mayo 02, 2006

Día del progre sindical hondureño

Ayer fue el día del trabajo, o mejor dicho, el día del obrero manual sindicalizado e ideologizado.

Y como todos los 1 de mayo escuchamos la misma perorata izquierdista que se ha repetido ya hasta el cansancio.

Aunque tuvimos una novedad: el boicot sobre los negocios de comida rápida; y esto enmarcado en un apoyo que se hace a las protestas que se realizaban simultáneamente en Estados Unidos. Se les hizo un llamado a los trabajadores y al pueblo en general para que hoy no consumieran en estos establecimientos y hasta se tuvo el atrevimiento de llamar 'traidores' a los que desobedecieron esa orden; se dijo que eran 'poco solidarios'. En la colada se fue hasta el famoso entrenador 'Chelato'.

Si con esto se pensaba castigar a los gringos por 'insolidarios', andan un poco despistados; o más bien confundidos, ya que estas compañías nada tienen que ver con las decisiones políticas del gobierno norteamericano. Pareciera que se les olvida que el capital de las transnacionales no tiene patria, y que busca ganancias en cualquier parte del mundo en que encuentre la oportunidad. No tiene sentido tratar de emular el boicot comercial de latinos en Estados Unidos, ya que el proposito de estos es "demostrar" lo indispensables que son en la economía norteamericana.

La idea del boicot en sí no es mala; de hecho, en el capitalismo los consumidores arman un boicot permanente contra los productos que no son de su agrado. Con lo que estoy en desacuerdo es con el sabotaje que quieren hacer estos protestantes contra los consumidores, al oponerse al libre comercio.

Estos izquierdistas sindicalizados no se deciden entre el chauvinismo y el internacionalismo. Hubo más de algún pendejo que dijo que los gringos no tenían el derecho de negarle a nadie la entrada a su territorio, ya que los únicos que tendrían derecho legítimo sobre el territorio estadounidense serían los indígenas nativos.[1] Otros decían que estaban a favor de la autodeterminación de los pueblos, pero al parecer no creían en la autodeterminación del pueblo norteamericano.

Es falso que los latinos ilegales sean indispensables en la economía norteamericana. Se dice que los latinos toman los trabajos indeseables que los norteamericanos rechazan; pero resulta que es la misma oferta de trabajo latino la que hace que bajen los salarios para los trabajos más gravosos.

En vez de ser indispensables para la economía, la inmigración latina ha demostrado ser una carga que incide negativamente en los costos del Estado de Bienestar gringo, ya que más impuestos de los antiguos residentes se dedican a la educación y la salud de los recién llegados, cuyo comportamiento se ve así como parásito y oportunista.

El discurso izquierdista sindical hondureño se ha vuelto tan reaccionario que tiene que recurrir al espantajo de la privatización, cuando nadie ha hablado de privatizar nada. Y a falta de argumentos se hecha mano de la mentira cuando se dice que el TLC con Estados Unidos obliga a modificar la legislación laboral hondureña.

Se sataniza a las compañías transnacionales, a los organismos financieros internacionales, y se les acusa de todos los males habidos y por haber. Se decide apoyar al gobierno cuando apoya medidas populistas, pero se le niega legitimidad en cuanto hace cosas que no son de su agrado.

La mera sospecha es suficiente para rechazar proyectos binacionales de desarrollo. Se piden rebajas de los combustibles, como si no hubiera un problema energético a nivel mundial.

Se pide más intervencionismo estatal, aun cuando la burocracia hondureña es sumamente inoperante. Quieren masivos programas de redistribución (la estrategia de reducción de la pobreza no les parece suficiente). Quieren explotar a los ricos en favor de los pobres, y no les preocupa para nada asustar a la inversión extranjera; antes bien, ven a la inversión extranjera como si de una invasión militar se tratara.

Esta izquierda sindical no tiene visión de país, lo único que ofrece es una amalgama de consignas contradictorias y llenas de odio. Se presentan como humanistas, pero más parecen nihilistas.

Notas

[1] Ese mismo tipo de argumentación hacía el diputado Miguel Angel Gámez contra los garífunas hondureños.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails