miércoles, noviembre 23, 2005

Si votas te jodes, y si no...

Se dice que el voto es un deber ciudadano ¿Pero quien nos estableció ese deber? No es algo que nos haya caído del cielo. En realidad, votar es una decisión ética tan válida como no votar.

Hay ciertas personas y grupos que se ven directamente beneficiados de la llegada al poder de las personas por quienes votan. Para otros, el votar es un acto de alienación que le hace pensar al individuo que tiene algún control sobre el poder político, cuando en realidad no lo tiene. ¿Por qué digo que no lo tiene? Por que un voto por separado no puede inclinar la balanza hacia ninguna parte. Usted puede sentirse tan importante como un pavo real al ejercer su "derecho ciudadano al voto", pero a final de cuentas, vale verga que usted piense que vota por "el mejor", mientras las grandes masas ignorantes de votantes decidan otra cosa.

¿Cuántas veces hemos oído a los políticos que tenemos que votar por que si no, no tenemos derecho a reclamar? ¿Pero que pasa si votas por la parte que no gana? Te jodes, por que perdiste. Y aun si gana tu candidato, es probable que hayas votado por "el menos malo" y que no aceptas todas sus propuestas; y de nuevo, te jodes, ya que en la votación en masa no se distinguen este tipo de sutilezas, y los políticos pueden interpretar a conveniencia que cualquier cosa que hagan lleva el respaldo legítimo del "pueblo" que los eligió. Y en el mejor de los casos, suponiendo que el político favorecido en la votación haya logrado expresar las aspiraciones de la mayoría de la población; siempre tiene la opción de dar un giro, o un vuelco en el camino, alegando cualquier tipo de excusas, con lo que hay que esperar a otro período para escoger a otros políticos que volverán a defraudar a la mayoría del electorado, y así sucesivamente.

Es fácil ver que la democracia representativa es un fraude, hasta los votantes se dan cuenta de ello; pero siguen participando en ese circo, por que les parece que ese es el mejor sistema posible, y no pierden la fe y la esperanza de que llegue al poder gente bondadosa y virtuosa, que al fin arregle todos los problemas.

La verdadera democracia no es esta que tenemos, la verdadera democracia sería el anarcocapitalismo, donde los servicios que ofrecen los gobiernos actuales estarían en manos privadas, siendo sometidos a la libre oferta y demanda.

martes, noviembre 22, 2005

Propuestas políticas en Honduras

Se ha dicho hasta el cansancio que en esta campaña política electoral no ha habido propuestas, pero no es cierto. Precisamente, lo que más me asusta de los partidos políticos son sus propuestas: propuestas de masiva intervención estatal, ese mismo esquema estatista que ha fracasado vez tras vez en la historia. Veo difícil que así podamos salir del subdesarrollo.

El Partido Liberal ha hecho una propuesta interesante que ha llamado "Poder Ciudadano"; pero a la vez se piensa hacer un gran inversión estatal, lo que es una contradicción. El verdadero poder ciudadano solo puede hacerse valer en toda su intensidad eliminando el poder que tienen los políticos para devolverlo a la iniciativa privada, y para ello habría que privatizar todos los servicios que ofrece el Estado. Es claro que el Partido Liberal nos quiere dar atol con el dedo.

Ahora que los que antes eran comunistas se dieron cuenta del fracaso de la revolución proletaria, han querido remplazarla por un desarrollo llevado a cabo por la "pequeña burguesía", es decir, por los pequeños empresarios industriales y agrícolas; y esto con la ayuda de sabios tecnócratas gubernamentales que proporcionarán asesoría técnica y préstamos a intereses por debajo de los precios de mercado. Todos los partidos en Honduras tienen la misma propuesta socialista.

También todos los partidos coinciden en la propuesta de una falsa descentralización. ¿Por qué digo que es falsa? Por que al mismo tiempo se piensa darle mayor poder al Estado para que resuelva todos los "problemas sociales" y se inmiscuya en la vida de todos los ciudadanos. Con la masiva intervención estatal se piensa "poner orden en la economía", proveer "empleos dignos", dar "trabajo y seguridad", "seguridad alimentaria" etc. ¿En qué quedamos? ¿Prometen o no que habrá descentralización?

Ante ese acuerdo ideológico básico que se da entre los diversos partidos políticos, no es de extrañar que se proponga el trasiego de votos entre partidos como algo de lo más normal y lo más "democrático". Y ya que las propuestas vienen siendo las mismas, hay que votar por los más buenos y los más simpáticos, que se encargarán de poner los detalles más bonitos a ese "gran plan de país que todos queremos".

Y esa es otra gran pendejada que hemos venido escuchando: que necesitamos un plan estatal de país, pero que no sea limitado a un período presidencial, sino a largo plazo; y que es ese plan estatal consensuado con los diferentes sectores de la sociedad hondureña, lo que nos impulsará a una nueva era de desarrollo humano.

Pero es difícil pensar que intereses y manera de ver las cosas tan contrapuestas pueda crear un consenso real sobre cómo se debe planificar ese desarrollo. Al menos los comunistas eran más congruentes con su "dictadura del proletariado" que consistía en imponer los intereses de una clase social por sobre las demás clases; por que a fin de cuentas, de eso se trata la planificación socialista del desarrollo, de imponer los intereses de un grupo o el modo de ver las cosas de los burócratas estatales a todos los demás sectores de la sociedad.

Sector "Social" de la Economía

La palabra "social" ha recibido tanto abuso, que ya ha perdido significado preciso en el discurso político actual. ¿Se puede saber en que se diferencia un sector "social" de la economía, de un sector "no social"? ¿Será que la producción de alimentos en manos privadas no es "social"? Ahora resulta que las pequeñas empresas deben de recibir un interés especial de parte del Estado por su "situación social". Y yo pregunto: ¿Es que acaso las grandes empresas no tienen una "importancia social"? Llevando esta confusión del lenguaje a sus consecuencias lógicas, todo la economía tiene un "interés social" y el Estado debería estar administrando absolutamente todo. Es claro que eso conduciría al mismo fracaso del modelo socialista marxista.

miércoles, noviembre 16, 2005

Me tiene loco una mujer

¡Jesucristo! ¡Cuanto tiempo sin actualizar mi blog! Me sorprende que todavía haya gente que lo lea. Veo que en el interín se han desarrollado mas blogs hondureños. Que bueno. Aunque ya no ando tan metido en la onda de los blogs, mis intereses han cambiado un poco; pero debido a algunos comentarios que me han caído últimamente me he animado a quitarle un poco el óxido a esta web.

Hablaré un poco sobre cuales han sido mis intereses en los últimos meses.

No he posteado últimamente (más de tres meses) por que muchas veces pienso que es más útil aprovechar los recursos ya existentes en la Red que pretender opinar sobre cosas que no conozco. En este intervalo de tiempo mi perspectiva de las cosas ha vuelto a cambiar (como era de esperarse) tengo bien claro que estoy en continua evolución mental, no soy de aquellos que se quedan estancados investigando sobre la misma temática, repitiendo en sus posts los mismos clichés de siempre (como cierta gente que conozco en la Red, que se las tiran de ser muy "racionales").

Pues bien, al principio de mi ausencia de este blog estuve leyendo mucho sobre liberalismo y la Escuela Austríaca de Economía. Todavía mantengo la postura anarquista de libre mercado (¿Acaso no es eso algo "cool"? Piénsenlo. ¿Cuantos anarquistas conocen? Eso de ser anarquista suena medio rebelde y contestatario) y me he dedicado a leer periódicos para entender un poco más la realidad nacional, lo cual no deja de ser un poco frustrante, ya que por mucho que lea kilómetros de papel periódico, resulta difícil poner en orden ese rompecabezas de datos para armar un "modelo de cómo funcionan las cosas".

Pero por sobre todas las cosas, ha acaparado mi pensamiento una mujer, un poco mayor que yo, que de ser una amiga a quien miraba con ojos neutrales, pasó a ser una chica a quien he tenido un cariño especial, viéndola con una admiración amoroso-platónica; situación esta que me ha traído por la calle de la amargura (¿Quién diría que esto pudiera pasarme a mí, de ordinario tan misógino?). Pues bien, yo que todo lo paso por un filtro teórico me dediqué a investigar sobre el controversial tema de la amistad entre un hombre y una mujer, llamándome principalmente la atención la cínica idea de que la amistad entre un hombre y una mujer no es posible, ya que la tensión sexual implícita echa a perder ese vínculo. (Véase Ladder Theory) De ese tema hago una transición natural al tema de la seducción desde un punto de vista políticamente incorrecto. Me encuentro que para tener éxito con las mujeres es una gilipollez seguir el consejo de "solo se tú mismo" (¡Caramba! ¡Si lo hubiera sabido antes!) (Ver Fastseduction.com)

Esta perspectiva me ha ayudado a entender un poco más la psicología y conducta femenina, lo que ha servido de algo para lidiar con mi "amiga". En el proceso de querer agradar a esta mujer para que no se "aburra" (¡Y vaya que se queja de estar "aburrida"! Es como una indirecta para decirme que necesita que yo le cuente algo "entretenido") siento que me he vuelto menos "intelectual". Esta mujer me ha contaminado con su manera femenina y emocional de ver las cosas; hasta me he interesado por asuntos que antes consideraba tontos e irrelevantes como las leyendas, chistes y horóscopos (¡Dios mío, que me ha pasado!). Esta actitud rosa me ha producido menos deseos de actualizar este blog, cuyo concepto se basa en una actitud totalmente opuesta. Espero que se me pase pronto esta enfermedad.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails