viernes, mayo 13, 2005

Pedofilia y encubrimiento en la Iglesia

En ambientes anti-católicos es común la creencia de que la Iglesia Católica está "llena de pedófilos", por los escándalos que se han dado en los últimos años. Los enemigos de la Iglesia nos quisieran hacer creer que la frecuencia de abusos de niños es mayor que en cualquier otra institución o grupo humano. La verdad es que el número de sacerdotes con tendencias pedofílicas es ínfimo en comparación con el total de sacerdotes, por lo que el estereotipo anti-católico carece de cualquier justificación.

Una respuesta que se suele dar es que como la Iglesia es divina, no deberían de presentarse casos de este tipo. Esta es una típica estrategia anti-católica que busca crear falsas expectativas para después regodearse hipócritamente de los errores ajenos. La Iglesia no enseña que los sacerdotes y fieles católicos no tengan que luchar contra la tentación.

También se dice que el hecho de no poder casarse les crea desviaciones sexuales a los religiosos. Afirmación que parece plausible al principio, pero la verdad es que no existe una evidencia científica que la respalde. El hecho es que el matrimonio no garantiza que una persona no pueda cometer delitos sexuales. El celibato en el sacerdocio es una bofetada para la ideología hedonista-relativista que no comprende que el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor. Por eso no es extraño que lo quieran eliminar a como de lugar.

Se acusa también a la Iglesia de encubrir a los sacerdotes pedófilos en sus delitos, como si los sacerdotes y obispos tuvieran la función de detectives y policías.

Veamos donde esta el error en esta acusación.

Piense usted en el caso en que un familiar o amigo estuviera siendo buscado por la policía. ¿Lo delataría usted inmediatamente? ¿Anda usted investigando a sus familiares o amigos para denunciar posibles delitos?

Me imagino que no.

Pues los sacerdotes están en la Iglesia como una familia.

Pero ni siquiera una empresa o negocio secular anda investigando la vida privada de sus empleados para llevarlos a los tribunales; sin embargo, esa es la función que los progres y anti-católicos quisieran que tuvieran los sacerdotes y obispos con sus compañeros. No se aplican el mismo rasero.

Un ejemplo con el que se pueden identificar los progres es con cinco presos cubanos en Estados Unidos, acusados de espionaje, que en Cuba se tienen como héroes. A pesar de considerarse criminales según la ley gringa, ellos alegan que estaban defendiendo a la Isla de posibles ataques terroristas por parte de la extrema derecha de Miami. Ellos reconocen que a veces una elección realmente moral les puede llevar a evadir e incluso a violar las leyes de un país. Sin embargo los progres no les reconocen a los católicos igual derecho.

La Iglesia es dura con el pecado, pero comprensiva con el pecador. Si los obispos deciden no denunciar o entregar a la policía a un sacerdote que ésta considere sospechoso, por que consideran que un tratamiento médico y espiritual es una mejor opción que la cárcel o que las acusaciones son meras calumnias; debe de considerarse esa opción como una legítima decisión moral.

CategoriaReligion

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails